Perro tumbado en unas escaleras.

El embarazo psicológico de tu perra: causas, síntomas y tratamiento

Muchas de nuestras perras han sufrido un embarazo psicológico, también llamado pseudogestación. Se trata de un desajuste hormonal que padecen más de la mitad de las hembras.

Pero entra dentro de lo normal y es natural. Forma parte de la evolución y servía para permitir que las manadas ayudaran a la cría de cachorros de la de hembra dominante.

 Perro tumbado.

Causas

Aparece después del celo, cuando las hembras no han sido preñadas. En el ovario se produce un pequeño quiste llamado cuerpo lúteo, como consecuencia de la expulsión del óvulo. Este quiste es el que ayuda a mantener el embarazo, pero en el caso de no haber fecundación, debería desaparecer.

El problema viene cuando en vez de desaparecer, el quiste se mantiene activo estimulando todo el mecanismo del embarazo, pero sin ninguna gestación de por medio, lo que conocemos como embarazo psicológico.

Síntomas

La perra tiene los mismos signos físicos y de comportamiento, que si de un embarazo normal se tratara. Las mamas se hinchan, producen leche, el abdomen se abulta, aumentan de peso y tienen bastante flujo vaginal.

El comportamiento también sufre cambios:

  • Nuestra perra se muestra nerviosa.
  • Su apetito se altera mostrando inapetencia.
  • Gime constantemente.
  • Prepara un lugar para el supuesto nacimiento.
  • Se desarrolla un instinto maternal exagerado. Adopta sus juguetes o algún objeto como si se tratara de su camada.

Perro tumbado en unas escaleras.

Tratamiento

Ante cualquier cambio físico o psicológico de nuestra mascota lo primero que debemos hacer y lo más recomendable es consultar con un veterinario. Él será quien nos dará las pautas a seguir, ya que dependiendo de cada caso se seguirá un tratamiento u otro. Incluso puede haber algún caso leve en el que no sea necesario ningún tipo de tratamiento.

En estos casos, lo normal es que nos recomienden reducir la cantidad de hidratos de carbono en la dieta de nuestra perra y la ingesta de agua. Muy importante es intentar mantener distraída a nuestra mascota jugando con ella y sacándola a pasear más a menudo. Los juguetes u objetos que utilice como cachorros, será mejor quitárselos.

Una opción que habrá que barajar si nuestra perrita sufre embarazos psicológicos regulares, después de cada celo, será la esterilización o la castración.

Diferencias entre esterilización y castración

Ambas son posibles curas para un embarazo psicológico, pero son conceptos totalmente distintos que a menudo se confunden. El Colegio de Veterinarios de Madrid (COLVEMA) hace esta aclaración: “La castración consiste en la extirpación quirúrgica de las “gónadas” o “glándulas sexuales “, testículos en los machos y ovarios en las hembras; lo cual conllevará, además de la esterilidad del individuo, la ausencia de actividad sexual (desaparición del celo, el macho no montará, etc.) y desaparición de conductas sexuales secundarias (no se produce el marcaje territorial, disminución de la agresividad, etc.). La esterilización sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica, pudiendo si se desea, conservar los testículos u ovarios y mantener una conducta sexual normal”.

Estas prácticas se dan mucho más en otros países como EEUU y Reino Unido, sitios donde castrar a una mascota es casi una costumbre cultural. En España, en cambio, esto parece algo negativo. Deberíamos tener en cuenta, antes de pensar esto, el gran problema que sufre nuestro país, en cuanto a las cifras de abandono animal que tenemos.

Perros en una puesta de sol.

Ventajas de la castración

Las ventajas de castrar a nuestra perra son muchas. Además de evitar el problema que estamos tratando del embarazo psicológico y todas las repercusiones que ello conlleva, también evita:

  • Las camadas no deseadas.
  • Alteraciones de conducta producidas por el celo.
  • Las enfermedades de útero y de ovarios.
  • El celo desaparece y con él su sangrado.
  • Reduce los tumores

Esperamos que nuestro artículo os haya servido de ayuda, pero recordad que ante cualquier anomalía que encontréis en vuestra mascota lo mejor es acudir a un veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *